REPRESENTANTES de actores y la ética

Representantes de actores

Los representantes de actores son los que ayudan a dar trabajo al actor. Los profesionales de la interpretación siempre tenemos la ilusión de encontrar un representante (agente o mánager) que nos de trabajo. Que apueste por nuestras aptitudes y capacidades, que sea responsable y confiable… aunque es cierto que muchas veces nos topamos con la frase «tengo la cartera llena».

El tema de la calidad de los representantes de actores, es uno de los temas más importantes tratados en el Código de Buenas Prácticas del Actor en el Audiovisual (1) (CBPAA) que redactamos en la Fundación First team con la ayuda de un equipo de juristas de la Fundación Gregorio Peces Barba. Assumpta Serna y Scott Cleverdon, están difundiendo el Código,  junto a un importante grupo de personas, empresas e instituciones del sector audiovisual, desde la Fundación First Team y la Asociación de buenas prácticas del audiovisual (ABPAU).

El CBPAA en su apartado “De la relación con los representantes de actores”, señala lo siguiente: “el trabajo del agente o representante consiste en representarle en la negociación de sus contratos profesionales. El agente propone al director de casting, director o productor los actores que se busquen para una producción audiovisual”, si bien el Código  se refiere al audiovisual, esto también se aplica para el teatro. En cuanto a la relación agente-actor o actriz, sostiene que se ha de formalizar a través del contrato escrito basado en la mutua confianza. Se afirma que el agente debería defender nuestros derechos, mientras que los profesionales de la interpretación tenemos que ayudar a nuestro agente a tener “un prestigio de calidad por nuestro trabajo en la industria”.

Para el CBPAA, dicha relación de los representantes con actores / actrices  debe estar basada en “Principios de exclusividad, fidelidad, trabajo en equipo, solidaridad, honestidad y confidencialidad, así como el pleno conocimiento del conflicto de posibles intereses, para conseguir los objetivos que el actor y agente hayan establecido”.  El conflicto entra en juego cuando  los representantes de actores piden su exclusividad. Pensemos en la exclusividad como necesaria para el constante entusiasmo y la profesionalidad que los representantes de actores deben sentir haciendo su trabajo. El poder de negociar solo puede recaer en una sola persona si queremos una relación profesional, estable y duradera.

Related Posts